Lifestyle

El Consultorio de… Nada Importa

Jesús Terrés nos deleita con un nuevo consultorio y sus consejos más hedonistas. 10 respuestas a 10 de vuestras preguntas.

John Huston / Marilyn Monroe / Arthur Miller
Mucha fotografía de Marilyn en el Consultorio, ¿tu película favorita?

Es que me parece, además una mujer bellísima, el rostro de la tragedia y la sensibilidad: casi todas las emociones humanas están en su mirada. Si es cierto eso de que la belleza es la verdad (al menos eso pensaba John Keats: “Sí, Belleza es Verdad, Verdad es Belleza. / Nada podemos más saber, en este mundo, / y nada más, lo que necesitamos”) ella es la belleza absoluta. Te diría Vidas rebeldes de John Huston, una verdadera obra maestra y, además, no tan popular como sus grandes hitos.

¿Qué es para ti la belleza?

Hace poquito organicé el Primer encuentro de Claves (esa bonita comunidad de gente sensible de la que estoy tan orgulloso) y y precisamente ese el fue el tema de la charla: ¿se puede definir la belleza? Una de las citas que nombramos fue de la fotógrafa Lupe de la Vallina, “por una parte te diría que es el esplendor de la verdad. Lo que pasa es que la verdad es muy complicada. Por otra, que la belleza es aquello que despierta nuestro deseo. Y eso puede pasar por cosas bonitas o por cosas feas. Creo que hay que diferenciar entre lo bello y lo bonito”.

Por lo que parece, haces muchísimas cosas, ¿cómo te definirías?

Fácil: alguien que escribe.

¿Por qué boxeo?

Ahí donde lo ves, es un deporte increíblemente justo y cívico, tiene razón Don Manuel Alcántara: “es el único deporte donde los protagonistas se abrazan antes y después de usarse”. Hay obras maestras alucinantes en la historia del cine (Million Dollar Baby, Fat City o Toro salvaje). El padre de Daredevil era boxeador y en sus páginas aprendí una de las lecciones más importantes de este deporte que también es aplicable a la vida: la cuestión no es si te caes, sino cómo te levantas.

Million Dollar Baby
¿Un reloj que no quitarte en todo el verano?

Voy a ponerme obvio: el Omega Seamaster 300 Diver, el reloj de James Bond, el primer reloj que me compré con mi panoja. Un super clásico que nunca pasará de moda, una joyaza increíble que funciona con un traje (Bond, recuerda) pero también buceando o navegando. Eso sí, yo en verano lo llevaría con una NATO bonita, quizá más agradable para vivir entre chapuzones y mojitos.

¿Pendientes de diamantes para boda que pueda utilizar luego en el día a día?

Laura al mando: “Unas criollitas de oro blanco, al ser aro puedes ponértelas cada día, y el hecho de que la hilera sea doble hace que Sean también especiales para ocasiones, yo tengo unos y creo que son los pendientes más versátiles que he tenido nunca”.

Mi hija ha bordado selectividad y nos gustaría regalarle un reloj por su graduación ¿Alguna recomendación?

Esta es fácil: el Oyster Perpetual 34 con la esfera rosa, me pirra. Ahora bien, el problema es encontrarlo ☺️.

¿Historia relojera que más te fascine?

Pues a lo mejor, más que una manufactura (ya hemos hablado de algunas que me fascinan como A. Lange & Söhne o Jaeger-LeCoultre) hoy te hablaría de un diseñador: Gerald Genta, este tío revolucionó absolutamente todo el sector con una propuesta estética absolutamente rompedora cuya sombra llega hasta hoy: él creó el concepto de “lujo deportivo” y su sello siempre es reconocible: tornillos, metales pulidos, formas hexagonales y robustez como bandera. Ojo a sus creaciones: Royal Oak de Audemars Piguet, Nautilus de Patek Philippe, Pasha de Cartier o el Zenith Defy Skyline.

Gérald Genta
¿Un anillo de compromiso para una novia amante del mediterráneo?

Me vais a permitir llevarlo a un terreno íntimo porque es que resulta que estoy casado con la mujer del planeta que más ama el Mediterráneo: su anillo de pedida es un zafiro de un azul bellísimo (tiene todos los colores del mar) engarzado en una montura de diamantes y el aro también de diamantes. Pero lo más importante es la piedra, ese azul profundísimo como un océano.

Escapada a Londres, ¿qué no nos podemos perder?

Uno de los spots más hot: The Oystermen en Covent Garden, y para beber (cerquita) FLORAL, el hermano pequeño de uno de los mejores peruanos de la city: Lima.