Lifestyle, Relojes

El consultorio de…
Nada Importa

Otro lunes más en el que deleitarnos con los consejos más hedonistas de nuestro querido Jesús Terrés. Aquí tenemos las 10 respuestas seleccionadas de su consultorio. ¿Qué hará de nuestro verano un verano perfecto? Nada Importa nos lo cuenta....

Abrimos ‘Consultorio’ sin miedo; un ratito de mambo y hedonismo

¿Una terraza bonita en Madrid?

He aquí un defensor a ultranza de Madrid en verano, yo insisto: “En verano las pulsaciones de la ciudad se templan, el asfalto achicharra y la piel busca una terraza y el cobijo de un hielo y una mirada”. Me gustan muchísimo las de La Bien Aparecida (Jorge Juan), Villa Verbena del Grupo Triciclo, El Jardín del Ritz de Quique Dacosta y por supuesto Sacha: Sacha el grande. Falsa lasaña de txangurro, ostra escabechada, bocata de papada o su imprescindible tortilla vaga con trufa.

Cortesía de la Bien Aparecida
Cortesía de la Bien Aparecida
Dry Martini | Rabat Boutiques
Dry Martini | Rabat Boutiques
¿Tu cóctel para celebrar una buena noticia?

Bien es conocida esta pequeña obsesión mía con el Old Fashioned pero con estos calores uno puede también mecerse en las aguas de un Pisco Sour o, casi mejor, en la extrema esencialidad de un Dry Martini. Enric González lo cuenta mejor que yo: “El martini es la invención americana de mayor perfección estética. Se trata de una bebida de origen incierto, canon estricto e infinitos matices. Exige principios, educación y criterio”.

Mi pareja no da el paso a pedirme matrimonio ¿Lo pido yo?

Que la vida se nos va… ¿tú qué crees?

American actor Clark Gable (1901 - 1960) as Rhett Butler, and British actress Vivien Leigh (1913 - 1967) as Scarlett O'Hara, in 'Gone With The Wind', directed by Victor Fleming, 1939. (Photo by Silver Screen Collection/Getty Images)
American actor Clark Gable (1901 – 1960) as Rhett Butler, and British actress Vivien Leigh (1913 – 1967) as Scarlett O’Hara, in ‘Gone With The Wind’, directed by Victor Fleming, 1939. (Photo by Silver Screen Collection/Getty Images)
Joyas masculinas ¿sí o no? ¿Cuál?

Tema delicadísimo y uno de esos charcos ante los que me he permitido (con la madurez) cambiar de opinión, porque yo antes era de los que “el único complemento de un hombre es su reloj” pero ahora pienso exactamente lo contrario: alhajas, colores y teatralidad, sentirte un marajá, un personaje de Neil Gaiman. Un poco Gatsby y un poco lo que te plazca. Puedes empezar por un sello.

Tus películas en torno al verano

A ver si en Filmin se dan ya cuenta de una vez y crean la lista Terrés, te digo tres: La Piscine de Jacques Deray, Call Me by Your Name de Luca Guadagnino y una bien reciente, Palm Springs de Max Barbakow.

Timothée Chalamet en Call Me by Your Name
Timothée Chalamet en Call Me by Your Name
La joya perfecta para celebrar un aniversario.

Te confieso uno personal que dio en el clavo —o sea, en el corazón: un collar precioso del color del océano.

¿Querer o que te quieran?

Querer, siempre querer.

Marilyn Monroe y Arthur Miller
Marilyn Monroe y Arthur Miller
Hotel Es Príncep
Hotel Es Príncep
Palma de Mallorca…

Mallorca en verano quizá exija adentrarse en zonas menos concurridas pero allá vamos, que Palma desde luego siempre es bien: el patio interior de Aromata de Andreu Genestra, la cocina pegada al terruño de Santi Taura en DINS (Hotel El Llorenç Parc de la Mar, en Sa Calatrava), Andana de la Maca de Castro o los cócteles de Andreu Genestar en Gremium (Hotel Es Príncep).

El reloj para no quitarte en todo el verano

A ver, el estío es momento para relojes capaces de acompañarte hasta el último lugar del mundo; por eso es tiempo de Divers (relojes de buceo) y de no andar preocupándote por el artefacto así que vamos a volver al mito, al icono verdadero: Rolex Submariner. El primero capaz de sumergirse hasta los cien metros (en 1953) y también el primer reloj de Sean Connery. Pocos objetos tan absolutamente perfectos como esta joya: no le sobra nada, no le falta nada.

Rolex Submariner
Rolex Submariner
¿Tienes un método para las crónicas gastronómicas?

Claro, tengo un método para casi todo (luego se van quedando por el camino, pero haberlos haylos) que en este caso consiste en tomar notas de casi todo, nunca menos de dos visitas (que todos tenemos un mal día) y lo más importante: dejar pasar un poco el tiempo. Las cosas que merecen la pena crecen en la memoria.