Astronauta en la Luna con el Omega Speedmaster
Relojes

Omega Speedmaster: La Luna en sus manos

¿Qué relojes llevaron los astronautas a la Luna? Como el Omega Speedmaster, diseñado para las carreras automovilísticas, pasó a ser protagonista en una de las hazañas más importantes para la humanidad, salvar la vida de 3 astronautas y convertirse un un objeto de deseo de coleccionistas gracias a Snoopy

Omega es una marca centenaria -nacida en 1848 con el nombre de Louis Brandt, su fundador- que ha conocido muchos acontecimientos históricos, como el hundimiento del Titanic en 1912 o las dos grandes guerras.

En 1917, la RAF británica primero y el ejército norteamericano después, eligieron a Omega para equipar a sus unidades de combate. Fue precisamente en esa época cuando se popularizó el uso de relojes de pulsera en detrimento de los de bolsillo, una tendencia que ya no tendría marcha atrás.

Omega también ha vivido las distintas crisis de la relojería mecánica. La peor de las cuales fue la denominada «crisis del cuarzo» a mediados de los años 70 del siglo pasado, cuando parecía que las marcas japonesas con sus relojes más baratos, iban a acabar con la industria suiza.

170 años después de su fundación y más de 60 desde el nacimiento de sus dos familias de relojes más icónicas, Seamaster y Speedmaster, la firma con sede en Biel (Suiza) sigue siendo una de las más reconocidas a nivel mundial.

Hay algo que no admite discusión: El Omega Speedmaster es un clásico que todo aficionado a la relojería debería tener en su colección.

Speedmaster: el reloj y la leyenda.

El primer modelo de reloj Speedmaster se presentaba en 1957, y el destino tenía preparado para él un papel muy especial en uno de los acontecimientos históricos más relevantes para la humanidad.

Relojes Omega Speedmaster de 1957 y 1965
Foto cortesía de Omega

Justo antes de esa crisis de los años 70 ocurrió algo que nadie -tampoco Omega- esperaba: a principios de los años 60 la NASA estaba en plena carrera espacial contra el entonces oponente soviético, que ya había conseguido poner en órbita a uno de sus astronautas, y necesitaba encontrar un reloj fiable pero que sobre todo resistiera las condiciones extremas que iba a encontrar en el espacio exterior para sus misiones Gemini.

Lo que uno podría esperar hoy día, con las comunicaciones al borde de la saturación y la facilidad para contactar con proveedores de todo tipo, es que la agencia espacial norteamericana llamara a las marcas que considerase candidatas y pusiera sobre la mesa las especificaciones que debería cumplir un reloj como el que quería. Pero el mundo estaba en plena Guerra Fría (recordemos la crisis de los misiles de 1962, DEFCON-2, por ejemplo) y la NASA se decidió por una vía menos llamativa, más de esa «época de espías».

Omega Speedmaster de 1965 certificado por la NASA
Hoja de especificaciones de la NASA | Foto cortesía de Omega

Los test se completaron el 1 de marzo de 1965 y el único que superó las pruebas fue el Speedmaster.

Dos ingenieros de incógnito compraron cronógrafos de 5 prestigiosas firmas en sus correspondientes concesionarios, que fueron sometidos sin conocimiento de sus fabricantes a durísimas pruebas de temperaturas extremas, vacío, humedad, golpes, aceleración, vibraciones y ruidos.

Los test se completaron el 1 de marzo de 1965 y el único que superó las pruebas fue el Speedmaster, que desde entonces fue adoptado por la NASA como «Reloj certificado oficialmente para todas las misiones tripuladas«.

Previamente a la certificación, dos astronautas, Walter M. Schirra y Gordon Cooper habían volado con un Speedmaster en misiones del programa Mercury -anterior a Gemini-. Tras esta certificación, la primera tripulación en llevarlo fue el Gemini 3. Cuando Omega tuvo conocimiento de esto empezó a añadir la expresión «Professional» en la esfera, debajo de Speedmaster.

Pero fue en 1969 cuando el Speedmaster adoptó -o más bien se le asignó- el mote por el que hoy es más conocido. El 19 de julio de ese año el mundo asistía boquiabierto y en directo al primer alunizaje de un ser humano y, aunque todavía hay encendidas discusiones sobre si esas imágenes eran reales o grabadas en la Tierra por Stanley Kubrik, lo cierto es que dio origen al grabado que desde entonces lleva inciso en su tapa trasera: «First and Only Watch Worn on the Moon»: el Moon. el Omega Speedmaster Moon.

Hubo varios Speedmasters antes del Moon, pero hubo muchos, muchísimos más, después. Los anteriores montando el ahora ya mítico calibre manual Lemania 321 (o CH 27, en su código interno) y los posteriores una constelación de ellos. Desde el no menos mítico calibre automático Lemania 5100 hasta los hasta hace poco vigentes Omega 1861 y recientemente sustituidos por Omega 3861, sin olvidarnos de calibres de cuarzo o ana-digi, donde las indicaciones se muestran tanto analógica como digitalmente.

Silver Snoopy Award

NASA Silver Snoopy Award

El Speedmaster ha dado origen a una estirpe de relojes que podrían ser -y de hecho son- objeto de una colección bastante extensa. Por si todo esto fuera poco, se añade a la historia un personaje de historieta: el Silver Snoopy Award es una especie de condecoración que otorgan directamente las tripulaciones a las empresas que hayan tenido algún papel determinante en alguna de las misiones espaciales.

Omega posee tal honor (son muy pocas las empresas colaboradoras de la NASA que lo tienen) por la decisiva intervención de su cronógrafo más famoso en la accidentada misión Apolo XIII, cuando contar 14 segundos exactos marcó la línea divisoria entre el desastre total y el final feliz que a pesar de todo tuvo. Y Omega, cómo no, lo ha celebrado con hasta tres ediciones especiales que se han convertido -al menos las dos primeras- en piezas de coleccionista muy cotizadas. La tercera, por su relativa novedad (octubre de 2020) todavía no ha consolidado ese estatus, pero lleva camino de ello.

Los más de 50 años del Omega Speedmaster ha dado para mucho. Libros, tesis, discusiones interminables en los foros… pero hay algo que no admite discusión: es un clásico que todo aficionado a la relojería debería tener en su colección. Y a poder ser la vesión más fiel a la original, con cristal de Hesalite -una especie de plexiglass- y el fondo ciego, donde en el original de 1957 aparecía simplemente el «Sea Monster» y donde hoy le acompañan las frases Flight-qualified by NASA for all manned space missions»y «The first watch worn on the Moon», que -creo- no necesitan traducción.

Características del Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer 2022

Nuevo Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer edición 2021
Nuevo Omega Speedmaster Moonwatch Master Chronometer edición 2021

Los relojes Omega Speedmaster actualmente disponibles en las boutiques se presentaron el pasado 2021. A los pequeños retoques estéticos de este nueva edición le acompaña por primera vez un movimiento de cuerda manual con certificado Master Chronometer.

«Cuando se actualiza un reloj consagrado como el Speedmaster Moonwatch, cada detalle debe ser fiel a su espíritu original. Este cronógrafo es reconocido en todo el mundo, por lo que hemos abordado su diseño con el más sincero respeto, mientras elevamos su movimiento al siguiente nivel».

Raynald Aeschlimann, presidente y CEO de Omega.

Diseño del Omega Speedmaster Moonwatch

Omega se ha inspirado en el estilo de la 4ª generación del Moonwatch, comúnmente conocida como ST 105.012; que fue utilizada en la Luna por los astronautas del Apolo 11, en 1969.

Este homenaje a la era espacial incluyen la clásica caja asimétrica, la esfera achaflanada, el doble biselado del fondo de caja y el famoso punto sobre el 90 (DON o “Dot over Ninety”) y un punto diagonal a 70 en el aro de bisel de aluminio anodizado.

Calibre de cuerda manual certificado

La actualización más significativa llega con el movimiento Co-Axial Master Chronometer calibre 3861. Este nuevo mecanismo asegura que el Moonwatch no se verá afectado ni siquiera por los campos magnéticos más extremos, que alcanzan los 15.000 gauss.

Detalle del Calibre 3861 de Omega
Detalle del Calibre 3861 de Omega

Los nuevos Omega Speedmaster Moonwatch reciben el certificado Master Chronometer. Que asegura el más alto nivel de precisión, funcionamiento y resistencia al magnetismo en el sector de la relojería suiza.

El brazalete, el cambio más significativo en su diseño

Detalle del brazalete del nuevo Omega Speedmaster Moonwatch
Detalle del brazalete del nuevo Omega Speedmaster Moonwatch

El brazalete presenta un diseño renovado con 5 eslabones arqueados más parecido al de los modelos históricos. Frente al brazalete de años anteriores, el eslabón central es más estrecho y corto lo que transmite la sensación de mayor refinamiento en la muñeca. También se ha rediseñado el cierre que incluye un logotipo OMEGA pulido sobre una cubierta con acabado satinado.